¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

Tenemos que remontarnos hasta los Estados Unidos de 1917, en los estertores de la Primera Guerra Mundial, para encontrar la primera máquina duplicadora de llaves. Más concretamente, fue ideada en Filadelfia por el inventor estadounidense Andrew Heldrich. Su objetivo era claro: obtener copias de llaves planas metálicas de la manera más rápida posible. Lo consiguió. De hecho, aquella primera máquina duplicadora era tan eficaz que se propagó por todo el mundo durante las siguientes décadas del siglo XX,

Después de todo, y al igual que otros inventos revolucionarios como la imprenta, la máquina duplicadora lograba eliminar el factor manual de la ecuación. Los profesionales encargados de crear copias de llaves ya no estaban obligados a hacerlo manualmente. De esta manera se quitaban mucho trabajo de encima, realizaban las copias mucho más velozmente y, muy importante, generan copias mucho menos inexactas. Hoy, un siglo después, hay máquinas de copiar llaves de toda clase.

Desde las máquinas mecánicas tradicionales, en las que los cerrajeros esculpen de manera manual el metal, hasta las máquinas duplicadoras de llaves electrónicas. Estas últimas son mucho más precisas y todavía más cómodas de usar. El siguiente paso en el duplicado de llaves. Un buen ejemplo, uno de los mejores, es la Futura Pro. Logra un duplicado perfecto que hace que la llave copiada funcione exactamente como la original. ¿Qué sería de todos nosotros sin estas máquinas?

 

Ventajas Máquina de copiar llaves

La principal ventaja de la máquina para hacer copias de llaves es, obviamente, la calidad. Frente al trabajo de los cerrajeros del siglo XIX y anteriores, totalmente manual, las máquinas alcanzan una precisión impresionante. Eso es, a fin de cuentas, lo más importante de un duplicado. ¿Para qué serviría si no? Era normal antes de que la máquina duplicadora apareciese que las copias de las llaves no funcionasen siempre adecuadamente. Como en tantas otras ocasiones, la tecnología al rescate.

Por otro lado, la máquina de hacer llaves proporciona una velocidad inigualable. Especialmente las máquinas recientes, muchas de ellas eléctricas y electrónicas, que son capaces de fabricar copias exactas de las llaves en cuestión de instantes. Algo fundamental para situaciones de urgencia o, simplemente, para que hacer una copia de la llave de casa no se convierta en un trámite muy engorroso. Después de todo, y por cambios de vivienda o, en muchos casos pérdidas, es un trámite bastante más común de lo que nos gustaría.

Os dejamos, de paso, unos cuantos consejos para no perder las llaves de casa. Por último, la otra gran ventaja es la inversión. La reducción del trabajo para el cerrajero, que ya no tiene que dar vida a la copia de manera manual, implica una reducción del precio. Eso hace que, hoy día, hacer copias de las llaves sea bastante asequible. Un poco más o un poco menos dependiendo del tipo de llave, pero asequible al fin y al cabo.

 

Desventajas Máquina duplicadora de llaves

La gran desventaja de la existencia de la máquina duplicadora de llaves es, como tantas otras veces en temas de cerrajería, su mal uso por parte de los asaltantes y ladrones. Aunque, por la inversión que requiere, estos se dedican al duplicado con métodos bastante más rudimentarios. Rudimentarios, sí, pero eficaces en más casos de los que querríamos. Así, muchos ladrones consiguen duplicar llaves utilizando el ingenio y elementos cotidianos.

Un ejemplo paradigmático es el impresioning. Un método basado en la introducción imperceptible de láminas de aluminio deformables en el interior de la cerradura. Con esto, y una vez el propietario de la vivienda ha metido la llave, consiguen las marcas de esta. Ya solo tienen que reproducir una réplica y listo. Por eso, el desarrollo de técnicas como esta o de tecnología como la máquina de copiar llaves exigen medidas extras de seguridad.