¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

La información es poder. Y desde luego que conocer de la existencia de los cierres metálicos, así como sus diferentes variantes, nos permitirá mantener nuestro negocio protegido frente a los ataques de ladrones. ¿Pero en qué consiste? Pues en una cortina de metal instalada en la puerta de acceso. Bien como complemento de la propia puerta o bien como sustituto de la misma. Sea como fuere, y de esta manera, el espacio queda protegido frente a cualquier tipo de asalto cuando está cerrado. Útil, sí. Pero es difícil elegir entre todos los tipos de cierres metálicos disponibles. Por eso vamos a explicarte en qué consiste cada uno. Para que elijas el más conveniente a tus necesidades.

 

Cierres metálicos enrollables

Los cierres metálicos enrollables son los más básicos. Su funcionamiento es sencillo: están basados en el mecanismo de enrolle y desenrolle manual. Como una especie de persiana metálica. El trabajo humano que hay implícito, con las limitaciones de levantamiento de peso o flexión de muchas personas, las está relegando cada vez más a un papel secundario. Puede ser de aluminio, de acero inoxidable o galvanizados.

 

Cierres metálicos automáticos

Los cierres metálicos automáticos siguen siendo persianas metálicas. Pero hay una diferencia. En este caso, el enrolle y desenrolle no requieren un accionamiento manual. Cuentan con un motor que responde ante el simple botón de un dispositivo. La misma seguridad, pero mucha más comodidad. Una alternativa mucho más propia de los tiempos que vivimos. Su implementación frente a la anterior está en aumento.

 

Cierres metálicos ciegos

Los cierres metálicos ciegos van un paso más allá en cuanto a seguridad. Frente a los dos cierres metálicos mencionados anteriormente, que permiten ver el interior del negocio, estos son absolutamente opacos. Algo verdaderamente útil si quiere conversar la privacidad o evitar que los productos del escaparate incentiven la delincuencia. A su vez, estos cierres metálicos también pueden ser manuales o automáticos.

 

Cierres metálicos de concha

Los cierres metálicos de concha están a medio camino de los dos primeros, más tradicionales, y los cierres ciegos. Es decir, permiten la visión del espacio, pero no de forma completa. Por eso es ideal para quienes quieren proteger su negocio pero necesitan que los consumidores puedan ver sus escaparates cuando está cerrado. Esto es posible por su fabricación, basada en barras de diferentes grosores.

 

Cierres metálicos de lama plana

Podríamos decir que los cierres metálicos de lama plana son una versión mejorada de los cierres metálicos básicos. Son enrollables también, pero están fabricados con aluminio de extrusión y con un tubo de acero insertado dentro del ensamblaje. Elementos adicionales que refuerzan el nivel de protección que ofrecen frente a posibles robos. Así mismo, tienen diferentes subclases. De todas ellas la mejor opción es sin duda el cierre de platina plana lineal doble.

 

Cierres metálicos micro perforados

Los cierres metálicos micro perforados son estructuralmente muy similares a los cierres ciegos. La diferencia es que en este caso sí existe visibilidad. Y no cualquier visibilidad: bidireccional, tanto desde dentro como desde fuera del negocio. Una característica que muchas empresas valoran. Además, y más allá de la visibilidad, ofrecen un nivel muy alto de seguridad. Una de las opciones más populares.

 

Cierres metálicos troquelados

Como los anteriores, los cierres metálicos troquelados permitan una gran visibilidad hacia el interior de los espacios. Aunque, eso sí, cuentan con un plus de seguridad frente a los cierres metálicos convencionales. En concreto, que sus dimensiones, y especialmente su grosor, son más potentes. Esto los hace bastante más resistentes a los ataques. En definitiva, una combinación híbrida entre visibilidad y máxima protección.

 

Cierres metálicos de tijera

Aquí la clave es el mecanismo de apertura y cierre. No estamos ante otro modelo tipo persiana. Los cierres metálicos de tijera tienen un funcionamiento lateral, central o incluso de giro. Ideal para aquellos negocios que cuentan con poco espacio. Además de esto, también tiene la particularidad de aportar absoluta visibilidad al espacio interior. La elección final dependerá de tus necesidades. Pero recuerda contar con un servicio de apertura urgente de cierres metálicos veinticuatro horas para posibles inconvenientes.