¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

La tecnología implicada en las puertas automáticas mejora año tras año. Esto supone que, por suerte, los problemas que presentan suelen aparecer en menor cantidad o más adelante en el tiempo. No obstante, las puertas automáticas no son infalibles y efectivamente podrías encontrarte con diferentes incidencias muy molestas. Como la información es poder, hoy vamos a detallarte cuáles son estas incidencias más comunes. El objetivo es que conozcas mejor cómo funciona la puerta automática de tu garaje o negocio. Y el origen de sus problemas. De este modo, podrás percatarte mucho antes de ellos y emprender así soluciones tempranas. Estos son los principales problemas:

 

Ralentizaciones

Las ralentizaciones son una de las averías más frecuentes de las puertas automáticas. Por fortuna, también suelen ser las más fáciles de solucionar. En el caso de las puertas automáticas correderas, por ejemplo, conviene prestar especial atención por si hubiese algún obstáculo impidiendo el movimiento natural de la puerta. Basta con que desconectes el motor e intentes moverla tú de manera manual. En caso de que, aún así, persista la ralentización, conviene acudir a una empresa especializada.

 

Apertura con retroceso inesperado

También puede ocurrir que la puerta empiece a abrirse con total normalidad y, de pronto, comience a retroceder. En estos casos el culpable suele ser el sistema anti-aplastamiento. Su desperfecto trae consigo esta molesta anomalía y, a diferencia de la ralentización, suele ser bastante más difícil de arreglar. Aquí, sin duda alguna, la solución pasa por consultar a una empresa especialista en estos servicios. No conviene intervenir en el sistema anti-aplastamiento de manera no profesional.

 

Cierre incompleto

Otra de las averías más habituales en las puertas automáticas, tanto de garajes como de negocios, es el cierre que no termina de completarse. La puerta inicia ese procedimiento pero frena antes de terminarlo. Aquí la culpable suele ser la fotocélula. Este sistema se encarga de detectar objetos o personas que se encuentren en la trayectoria del cierre. Es imprescindible por razones de seguridad. Pero su deterioro hace que detecte obstáculos que no están ahí. Lo más recomendable, una vez más, es acudir a una empresa que disponga de servicio técnico experto.

 

No apertura

Por último, hablaremos de las puertas automáticas que no se abren. En estos casos nuestra primera acción deberá ser comprobar que contamos con electricidad en el edificio. De lo contrario, la no apertura es totalmente normal. Y también, por razones obvias, si nuestro mando a distancia tiene pilas. Una vez cubiertos estos chequeos básicos, lo siguiente que tendremos que hacer será comprobar si la placa electrónica del motor de la puerta está encendida, si no hay ningún fusible fundido y si el motor funciona correctamente. Para esto último necesitarás, nuevamente, una empresa especializada.

 

Apertura urgente de puertas automáticas

En ocasiones, y como hemos contado, las puertas automáticas fallan. Algunos de estos fallos tienen soluciones que podríamos denominar caseras. Otros, sin embargo, requieren personal técnico especializado. Y la apertura urgente de puertas automáticas es una de ellas. En estos casos, contar con una empresa que actúe con la máxima rapidez y todas las garantías de éxito es fundamental. Permite ahorrarse muchísimos quebraderos de cabeza, especialmente si el bloqueo de la puerta automática se ha producido en un momento delicado.

Como cerrajero s24 horas en Madrid, nuestra empresa está disponible ininterrumpidamente para solucionar todos los problemas relacionados con la apertura de puertas automáticas en Madrid. En toda la Comunidad de Madrid. Y lo hacemos al mejor precio independientemente del pueblo donde se produzca esa avería. Tras tantísimos años de experiencia resolviendo las incidencias de miles de clientes con sus puertas automáticas, somos sinónimo asegurado de fiabilidad. Somos los mejores cerrajeros urgentes en Madrid.