¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

¿Quién fue el inventor de la llave?

Estamos tan acostumbrados al uso de las llaves que no solemos prestar atención al material con el que se elaboran estos pequeños instrumentos ideados para accionar las cerraduras que protegen nuestros objetos u hogares de accesos indeseados. Este mecanismo tiene una larga historia, ya que se viene utilizando desde tiempos remotos. Se cree que su invención tuvo lugar en el siglo VII , por alguien llamado Teodoro de Samos, aunque los expertos estiman que realmente se venía utilizando desde mucho antes.Se cree que, antiguamente, las primeras llaves que abrían pesadas cajas de metal estaban formadas por hierro, por lo que tenían unas grandes dimensiones y pesaban mucho. Sin embargo, también se han encontrado llaves más pequeñas para otros objetos similares a los joyeros, pero más rudimentarios.

Todas las llaves clásicas están compuestas de una parte ancha que puede servir como apoyo para hacerla girar. Esta parte puede ser ovalada o rectangular y va precedida de un vástago alargado con muescas, paletas o estrías que forman el engranaje de la llave, es decir, el código que encaja con su cerradura. Ambas partes forman parte de la primera medida de seguridad, ya que en la mayoría de los casos impedirán que la llave entre en una cerradura que no le corresponda. Además, las perforaciones del vástago son la segunda y más importante medida, ya que solamente cuando coinciden por longitud, tamaño y grosor, permiten girar la llave liberando el mecanismo y abriéndolo.

Antiguamente el tamaño de la llave solía estar relacionado con la importancia de la puerta o de lo que custodiaba. Cuando se comienzan a diseñar y se busca cierta estética, se comienza a utilizar el acero o el aluminio para que sea más manejable. Durante todo el siglo XX se produce una evolución de estos instrumentos, dando lugar a una gran variedad de opciones. Actualmente existen cerrajeros 24 horas en Madrid que atienden cualquier problema relacionado con el extravío de llaves o su rotura en el interior de una cerradura.

 

¿De que material están hechas las llaves?

Actualmente el acero es uno de los materiales que menos se utilizan en la elaboración de llaves, menos aún en las que tienen un uso residencial. Esto se debe a la composición del material, ya que es muy duro y puede causar un desgaste en el mecanismo interno de la cerradura que acelerará su deterioro. De hecho, los cilindros internos de las cerraduras están hechos de latón o zinc, nunca se utiliza el acero porque este se oxida y arruinaría toda la cerradura. También existen llaves de cobre, pero tampoco son las más convenientes, ya que pueden deformarse con el tiempo y perder totalmente su función. El bronce es un material que puede resistir muy buen los choques y el contacto con líquidos, por lo que también se ha utilizado en la fabricación de llaves. De hecho, también existen llaves de plástico por su versatilidad, aunque resultan bastante frágiles.

 

Aluminio y latón, los materiales más usados en la fabricación de llaves

Sin embargo, la mayoría de las llaves están fabricadas con materiales como el níquel o los metales no ferrosos: aluminio y latón. El niquelado les otorga un color plateado brillante y, en muchas ocasiones, se combina con el latón consiguiendo la aleación denominada “níquel-plata”. Además, la llave de aluminio es barata y utilizable, cumpliendo perfectamente sus expectativas.Aunque estos materiales son los más prácticos, utilizados y con mejores resultados, pueden romperse si se fuerzan en extremo. Por eso, ante la pérdida o rotura de llaves existen cerrajeros urgentes en Madrid que se encargan de resolver esta clase de problemas a cualquier hora y de la forma más rápida y eficaz posible.