¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

Las puertas son la principal barrera entre nuestro hogar y el exterior, una realidad que al vernos enfrentados a la necesidad de escoger una determinada clase de puerta debemos tener en cuenta. Al decidirnos por una puerta estamos escogiendo la clase de seguridad que queremos otorgarle a nuestro domicilio. Todavía hay muchos casos en los que hasta que no se ha sufrido alguna clase de inconveniente no se percatan de la importancia de las puertas de entrada.

Está claro que una puerta de seguridad es una buena garantía, pero a la hora de escoger entre este modelo o las puertas blindadas o acorazadas suelen surgir dudas en cuanto a sus diferencias. Mientras que las puertas blindadas son de madera (aunque se refuerce con chapas de acero), las acorazadas y de seguridad están formadas con acero y metal. Sin embargo, la principal diferencia que hace destacar a las puertas de seguridad por encima del resto, es que estas cuentan con un certificado que garantiza haber superado ensayos contra ataques tanto agresivos como técnicos. La apertura de puertas en Madrid por parte de ladrones es más habitual cada año, por lo que esta clase de barrera garantiza la protección de nuestro hogar.

 

Partes de una puerta de seguridad

Al hablar de las partes de una puerta, debemos tener en cuenta que no todas, ni siquiera las de un mismo tipo, son idénticas, por lo que las partes pueden variar. Sin embargo, de una forma resumida y señalando los aspectos más comunes de la mayoría, podemos señalar tres partes principales en cualquier puerta de seguridad.

 

Cuerpo

Se trata del cuerpo de la puerta, de su estructura de pre-marco, marco y hoja. Estos componentes suelen ser de acero y metal y cuentan con elementos adicionales a las acorazadas. Además, se refuerza de forma que resulte resistente tanto al fuego como al gas.

 

Cierre

El sistema de cierre está compuesto por el escudo, la cerradura, el bombillo y la llave. Esta clase de puertas están preparadas para poder aguantar las técnicas habituales de robo, tanto las que consisten en habilidades prácticas como el bumping, la apertura con ganzúas o la impresión, como las más violentas como, por ejemplo, las roturas o el taladrado.

 

Detección de ataque

Consiste en unos detectores que interpretan la evidencia de un ataque, pudiendo incluso dar la alarma o avisar a su propietario. A la hora de elegir la puerta de seguridad, es importante también tener en cuenta las prestaciones que nos ofrece respecto a la detección anticipada o el amaestramiento de llaves, ya que son técnicas innovadoras que pueden añadir seguridad al sistema.

 

Elige un buen bombín y escudo de seguridad para proteger la puerta de tu hogar

Aunque estas tres partes son importantes y de todas ellas y su correcto engranaje depende la seguridad del hogar, actualmente la mayor parte de los robos se producen al atacar el sistema de cierre. Por ese motivo, aunque cada parte forma parte de la puerta y todas cumplen una función determinante de protección, elegir un buen bombín de seguridad al igual que un escudo debería ser una de las prioridades a la hora de escoger nuestra puerta.

Además, como la puerta de seguridad siempre dispone de una certificación que asegura la superación en ensayos de enfrentamientos a ataques técnicos y agresivos, por lo que deben estar siempre equipadas con la cerradura, el bombín y el escudo que superaron estas pruebas. También hay que tener en cuenta la correcta instalación de la puerta de seguridad, ya que solamente al realizarlo a través de profesionales expertos garantizamos disponer de todas las ventajas y la seguridad de esta clase de puertas. Por último, las puertas de seguridad son habituales tanto en viviendas particulares como en negocios, ya que ofrecen una gran seguridad y cuentan con variedad de modelos para escoger la que mejor se adapte a las necesidades de cada cliente.