¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

Lo sabemos: es una sensación horrible. Andas tan contento dispuesto a entrar en tu casa y clac, la llave se rompe y queda atascada dentro de la cerradura de la puerta. Por eso mismo, y para echarte una mano, te explicamos hace unos meses en otro artículo sobre cómo sacar una llave rota de la cerradura de seguridad. Eso, o en los casos más extremos y urgentes, llamar a un servicio de cerrajería especializado como el nuestro, son las opciones que tienes para salir de tamaño enredo. Uno nada agradable, seamos honestos. Pero que ocurre.

Por desgracia, también ocurre con las cerraduras de los coches. Tienes que salir hacia el trabajo a toda velocidad, o hacia la universidad cuando tienes un examen, o hacia el colegio a recoger a tus hijos, y se produce esa maldita e inesperada rotura. No contabas con un incidente así. No entraba en tus planes. Pero tienes la llave atascada en la cerradura del coche. No puedes sacarla ni introducir otra porque está ahí atorada. La angustia y el estrés invaden tu mente. “¿Qué puedo hacer? ¿Cómo puedo solucionar esto lo antes posible?

Desde luego, romper el sistema no es una opción, por mucha frustración que sintamos. Es peligroso y, además, es de todo menos rentable. Acabarás pagando una nueva llave, una nueva cerradura y un nuevo sistema. Es un mal negocio. En su lugar, vamos a explicarte varios métodos con los que podrás sacar adelante la situación. Vamos a explicarte cómo sacar una llave rota de una cerradura de coche. Atento porque, aunque nunca te haya pasado podría pasarte mañana. Y te sería realmente útil contar con este conocimiento.

 

No puedo sacar la llave del coche

Vale, no puedo sacar la llave del coche. La primera opción de abordar esta problemática es quitando la llave que está atascada y rota con un simple alambre. Para ello, lo primero que debes hacer es eliminar todo aquello que obstruye la cerradura de arranque. El aire comprimido es una muy buena opción para conseguir esto. Ahora, lo que tienes que hacer es reintroducir la llave rota en la cerradura e introducir un alambre delgado a cada lado de la llave rota. Un alambre que puedes fabricar torciendo un clip con tus propias manos.

Entonces es momento de sacar la llave que reintroducimos, pero manteniendo dentro los alambres en la misma posición que estaban junto a la llave. Por último, y con la ayuda del alambre, tienes que intentar suavemente el coger los pedazos rotos de la llave que quedaron atascados. Una vez que has conseguido ubicarlos y asirlos, solo tienes que ir extrayendo lentamente el alambre mientras haces movimientos suaves arriba y abajo. Una técnica que requiere calma, pero que funciona en la mayoría de casos para sacar la llave rota del bombín del coche.

Otra opción, algo más arriesgada, es utilizar pintas de punta para expandir la cerradura de arranque. El objetivo es que, con mayor espacio, sea más sencillo que salgan los trozos rotos de la llave atascada. Pero tampoco caigas en el exceso. Expandir demasiado los límites de la cerradura podría dañarla irreversiblemente. Una vez que está más amplia la zona, las propias pinzas podrán entrar hasta el fondo y agarrar los restos de la llave. Tiras hacia afuera y listo. Ya solo falta que tengas una segunda llave para poder usar el coche de inmediato.

No obstante, estos métodos son bastante útiles si no tienes demasiada prisa. Después de todo, es muy difícil que una simple explicación te permite realizar esas técnicas de manera súper-eficiente. En caso de que tengas mucha urgencia, recuerda que siempre puedes contar con nosotros. Somos expertos en apertura de puertas de hogar y en apertura de cerraduras rotas de coche. Y estamos deseando salvarte en los momentos más difíciles.