¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

¿Qué son los sistemas cierrapuertas?

Los llamados cierrapuertas son todos aquellos mecanismos que permiten a una puerta un sistema de cierre automático, sin ayuda manual. Los cierrapuertas son la forma más cómoda para mantener una puerta cerrada en lugares con mucho tránsito como en tiendas, comercios, etc.

Los cierrapuertas también son herramientas muy utilizadas en habitaciones donde se requiere una mayor privacidad que una puerta cerrada. Los más prácticos son en los que convergen funcionalidad y fiabilidad con un diseño discreto pero efectivo. Los cierrapuertas se utilizan en sectores con bajo nivel de carga como en condiciones extremas.

 

Ventajas de los sistemas cierrapuertas

Estos mecanismos que cierran puertas de forma automatizada evitando portazos son los más utilizados en comunidades de vecinos.

  • Permiten regular la velocidad y potencia de cierre.
  • Existen para puertas de peso entre 20 hasta 120 kg en función del modelo
  • Recomendadas para puertas de mucho tránsito
  • Sólo se pueden utilizar en puertas abatibles no de vaivén.

Además de estas ventajas los cierrapuertas tienen unos sistemas retenedores para puerta cerrada o para puerta abierta pero no bloqueada, para pasar con un carro cargado, por ejemplo.

 

¿Cuáles son los sistemas de retención?

Sistemas de retención:

  • RL – Retención Libre, sistema fijo de retención a 90º. Funciona de la siguiente manera, si la puerta se abre a 90º permanecerá retenida pero no bloqueada y podrá seguir abriéndose hasta los 180º sin que haya acción de retorno automático hasta no volver a la posición de 90º.
  • PR – Con palanca de retención. Un sistema de retención variable ya que se puede regular el punto en concreto en el que se quiere retener la puerta abierta y bloqueada, para que no se pueda seguir abriendo.

Con el sistema de cierrapuertas se puede regular el ángulo de retención para minimizar las situaciones en que la puerta queda abierta involuntariamente. Con las numerosas ventajas que supone retener una puerta en un punto fijo para pasar con un carrito o una bicicleta.

Existen modelos con freno en la apertura que no causa un cierre de golpe de una puerta que se abre con mucho impulso.

 

Tipos de Cierrapuertas

  • Cierra puertas Hidráulico: los más utilizados y comunes, simples y efectivos funcionan con un pistón hidráulico y aceite.
  • De suelo: se instala en la parte del suelo, muy útiles en puertas de cristal y madera.
  • Tipo brazo: se instalan en el marco lateral de la puerta, son más pequeños y discretos.
  • Eléctricos: gracias a un motor funciona ejerciendo presión para que la puerta cierre.
  • Muelles para cerrar puertas: también ejercen presión para que la puerta se cierre.

 

Normativas de los cierrapuertas

El Código Técnico de Edificación (CTE) bajo la normativa EN 1154 establece niveles de exigencias para las características más importantes de un cierrapuertas cumpliendo con la seguridad en caso de incendio.:

La fuerza de cierre: define en términos de par de cierre Nm la capacidad del cierrapuertas para un tamaño de puerta.

– La estabilidad de las regulaciones de velocidad frente a la utilización en el tiempo y a los cambios de temperatura.

El grado de eficacia: La relación del esfuerzo a realizar al abrir la puerta respecto la potencia que devuelve el cierrapuertas al cerrar.

La durabilidad frente a la utilización prolongada: Los valores de cierre, estabilidad y grado de eficacia apenas pueden disminuir después de 500.000 ciclos de apertura y cierre de la puerta.

Otras normativas que se deben cumplir según el CTE y dependiendo del tipo y uso de puerta:

  • Normativa EN 1155: Uso obligado de dispositivos con retención electromagnética para puertas resistentes al fuego habitualmente abiertas.
  • Normativa EN 1158: Uso obligado de selector de cierre en puertas de dos hojas resistentes