¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

RFID significa en inglés Radio Frecuency Identification, es decir, identificación por radiofrecuencia. Un sistema que permite el desbloqueo de un elemento (puerta, torno o acceso) por medio de la proximidad de una tarjeta, muñequera o incluso un vehículo.

Las cerraduras RFID se suelen utilizar en centros deportivos, centros de bienestar o spa y en diversos hoteles. Están presentes en taquillas para mejorar la gestión de llaves y usuarios. Según el modelo habilitan el control de horario restringido y registro de entrada. Son un sistema de cerradura de seguridad casi imposible de clonar, lo que las hace muy seguras.

Se pueden encontrar en el mercado tanto las cerraduras RFID como los cilindros, muy útiles en control de accesos y funcionan de la misma forma, por proximidad de la pulsera, tarjeta o elemento que se acerque a esta cerradura o cilindro. Son ideales para residencias, hoteles, apartamentos y centros de negocios. Antes de continuar, te recordamos que contamos con equipos de cerrajeros por todo el área de Madrid , incluido nuestro excelente equipo de cerrajeros 24 horas Arroyomolinos, que estarán siempre a su disposición.

 

 

Cerraduras de seguridad RFID: funcionamiento e instalación

Las cerraduras de seguridad RFID funcionan con el sistema comúnmente llamado Wireless, cuya traducción es sin hilos, lo que significa que no necesita contacto para realizar su función. Al contacto de una tarjeta, mando o pulsera cerca de la cerradura de seguridad RFID se abrirá, ya sea taquilla, torno o simplemente puerta.

La instalación de las cerraduras de seguridad RFID es fácil, sin cableado o mantenimiento. El control del sistema está en el software de gestión conectado al sistema de cerraduras. Un sistema a pilas cuya descarga está informada en tiempo real en el sistema integrado. Se puede adaptar a sistemas ya existentes de NFC, huella dactilar y código de barras. Su peculiaridad que destaca en los tiempos actuales es la de permitir desarrollar soluciones móviles para gestionar el uso de esta cerradura RFID.

 

 

cerraduras-rfid

 

Cerradura electrónica y electromagnética

Diferenciamos las cerraduras electrónicas de las electromagnéticas cuando nos referimos a un mecanismo que traba la puerta del que a partir de un dispositivo imantado cierra la puerta con corriente eléctrica. La Cerradura electromagnética funciona con 2 piezas, una es un electroimán que se coloca en el marco de la puerta y el otro una lámina metálica en la puerta. Cuando circula la corriente se crea un campo magnético que une ambas piezas y cuando desaparece deja de funcionar dejando abrir la puerta.

En un sistema con cerradura electromagnética ante un fallo de luz, la puerta queda abierta. Con las cerraduras electrónicas no ocurre lo mismo pues ante la ausencia de electricidad se mantienen igualmente cerradas. Si optamos por elegir las cerraduras electromagnéticas deberemos considerar los pros y los contras, sobre todo en los sistemas modernos donde no funcionan con electricidad sino por pilas. Otra ventaja radica en el sistema de software en el que podemos desactivar llaves perdidas o de inquilinos que ya no están para mayor seguridad.

 

 

Cerradura inteligente RFID

Las cerraduras inteligentes RFID se adaptan a diferentes sistemas ya integrados de seguridad en apertura de puertas como es el caso de las cerraduras biométricas, también conocidas como huella dactilar. Estos sistemas de control de acceso suelen usarse en oficinas y entornos domésticos compartidos. La cerradura inteligente RFID se incorpora al lector que permite utilizar tarjetas RFID. De bajo consumo las pilas suelen durar para unas 8.000 aperturas dependiendo del modelo, y avisan antes de las 500 aperturas como batería baja para su cambio.

Cuentan, estas cerraduras inteligentes RFID, con un sistema alternativo de llave manual para casos de error en el sistema y bloqueo permanente. Suelen tener capacidad para 100 usuarios. El software es integrable con el de gestión y control de acceso a las instalaciones con coste competitivo además de ahorro en tiempo de instalación.

 

 

 

Cerradura electrónica tarjeta proximidad RFID

Esta cerradura electrónica con tarjeta RFID permite la integración al Control de Acceso que guarda en memoria la instalación y que puede ser recuperada por el informador. Estado de batería de la cerradura, la hora a la que una puerta es abierta (taquilla o torno) por qué usuario, y la taquilla en cuestión.

Para que este sistema funcione se necesitan cinco elementos, incluida la tarjeta o pulsera de proximidad RFID, cerradura autónoma, lector acoplado a la cerradura, terminal informador en el centro de control y terminal de control de acceso que puede ir unido al anterior.

Una alternativa a este método es la cerradura electrónica sin integración con el control de acceso, no se guarda información en la tarjeta RFID por lo que se puede utilizar cualquier tipo de tarjeta o pulsera.

 

cerradura-electronica-rfid

 

Lector RFID: TAGS

Para poder leer correctamente la información de la tarjeta RFID el lector deberá saber cómo está escrita dicha información y la frecuencia de radio que se utiliza. Existen dos tipos de chips RFID, según la antena y según la frecuencia de radio.

  • Chips de baja frecuencia 125 Khz – los más antiguos del mercado y alcance más corto entre 2 y 30 cm. La lectura es más lenta pues oscila entre 2 y 5 segundos, pero son menos sensibles a interferencias. De coste más económico y fácil de implementar. Para poder duplicar una llave se tiene que estar en contacto permanente con ella, por ello suele ser insegura, no se puede cifrar la información.
  • Chips de alta frecuencia 13,56 Mhz – más versátiles, mayor alcance entre 10 cm y 1metro, sensibles a interferencias, lectura entre 1 y 3 segundos. Se puede almacenar más información incluyendo huella dactilar o datos en diferentes aplicaciones para enviarlo a más velocidad. Son tarjetas más seguras y complejas de duplicar.

 

ventajas-cerraduras-rfid

 

Sistemas RFID

Los sitemas RFID de cerraduras electrónicas los hacen fáciles de sustituir por su básica instalación y mayor control, una cerradura ya presente en muchos ámbitos de nuestra vida que pretende evolucionar hasta convertirse en la única existente y que se difumina con cualquier ambientación y tecnología como smartphone o similar.

  • Hoteles – puertas de acceso a habitaciones con cifrado único y a estancias comunes como spa, gimnasio, bar, teatro, etc. Por zona restringida mediante pago.
  • Garajes – es un sistema muy habituado a este tipo de cerradura o sistema RFID con una simulación de llave que abre al contacto, generalmente.
  • Máquinas expendedoras (tabaco) – mediante un mando se abren este tipo de máquinas expendedoras, en estados unidos es muy habitual también en productos estéticos para desbloquear una venta.
  • Entornos laborales – muy útil con el control de acceso y horarios de los empleados donde se sabe exactamente a qué hora entran y salen.
  • Centros Deportivos, Hospitales, Colegios e Institutos – en tornos y taquillas principalmente para desbloquearlos con un control absoluto.

 

¿Cómo funciona la tecnología RFID?

El funcionamiento de la tecnología RFID es muy sencillo, el lector lanza una petición a través de una emisión de radiofrecuencia al chip que está dentro del RFID. Éste le devuelve la respuesta al lector informando de datos de usuario, autorizado o no. La identificación se realiza en tiempo real y se aprueba o deniega.

Cada dispositivo debe contar con una antena de Radio Frecuencia (RF). Dependiendo de la codificación usada en la banda de comunicación la antena deberá ser una u otra. Una forma de ofrecer gran seguridad, y también información para ser transferida rápidamente.

 

Ventajas de las cerraduras RFID

  • Comodidad al usuario
  • Fácil instalación
  • Varias puertas con la misma tarjeta
  • Baterías que consumen poco
  • Mayor seguridad