¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

Seguramente cuando piensas en el lugar más seguro para tu vehículo, automáticamente viene a la cabeza tu garaje. Sin embargo, un garaje con un sistema ineficaz de seguridad no es mucho más seguro que la calle. De hecho, cuando los ladrones se encuentran al exterior están al descubierto y deben actuar con más rapidez. Cuando un ladrón ha conseguido entrar en el garaje, tiene tiempo de sobra para actuar sin que lo vean.

Que estos delincuentes consigan entrar en tu garaje, no solamente pone en peligro tu coche o moto. El robo a viviendas a través de accesos como garajes o trasteros es cada día mayor. Los ladrones actúan de la manera más rápida posible. Esto quiere decir, que en la mayoría de los casos evitarán los accesos más protegidos para no perder tiempo. Por estas razones, muchos vecinos buscan cerraduras de seguridad para garajes.

El sector de la cerrajería está en constante evolución, buscando cada día nuevas y mejores innovaciones para nuestras puertas. Sin embargo, no sé puede instalar cualquier cerradura. Debemos tener en cuenta la ubicación donde se encuentra y la clase de puerta a la que acompaña.

Las cerraduras que nos llegan de serie ya instaladas no suelen contar con un gran nivel de seguridad. Por esta razón, es muy común necesitar un cambio de cerraduras. Hoy detallamos los principales tipos de cerraduras para puertas de garaje. De esta forma, podrás optar por el modelo que más te convenga según tus necesidades.

 

Cerradura para garaje acorzada:

 

Este modelo es una de las cerraduras para puertas de garaje con mejores resultados. Permite proteger totalmente el cuerpo de la puerta. Esta protegido con plazas de acero que tienen varios milímetros de grosor. Además, el cilindro también está muy protegido con una coraza. De esta forma, los ataques ejercidos a través de fuerza bruta no conseguirán dañar el sistema.

Suele utilizarse en puertas que se abren hacia arriba, aunque puede ser eficaz en toda clase de portones. Además de ser muy segura, también resulta practica y cómoda de utilizar. De hecho, tiene un tirador que hace mucho más sencillo abrir la puerta.

Otras cerraduras solamente tienen un punto de cierre. Sin embargo, las cerraduras para garaje acorazadas tienen varios. Esto contribuye a que sea más complicado poder forzarlas. Por lo tanto, es un modelo y práctico y, sobre todo, seguro. Un modelo sencillo, pero de buena calidad.

 

Cerraduras acorazadas multipunto:

Estas cerraduras consiguen distribuir la fuerza que se ejerce durante una agresión. De esta forma, el forzamiento no afecta a una sola zona y se contrarresta la acción. Las puertas acorazadas en sí son muy seguras por lo complicado que es manipularlas.

La apertura de cerraduras garajes acorazadas es difícil, ya que cuentan con medidas de seguridad. El escudo que protege su mecanismo hace imposible que puedan forzarlos con taladros. Además, solamente su propietario podrá abrir la puerta.

Si aún así todavía te pareciera poca protección, en estos mecanismos se pueden añadir complementos de seguridad. Estos accesorios son adicionales y cualquier cerrajero profesional podrá instalarlos sobre tu sistema. De esta forma, la protección será aún mayor.

 

Cerraduras cilíndricas:

Estas cerraduras ofrecen bastante seguridad. Además, son fáciles de instalar. Su nombre se debe al diseño de la cerradura. No se utiliza en exceso para puertas de garaje, pero las más sencillas sí suelen tenerlo. Su bombín, en forma de pera, es muy complicado de manipular, por esta razón resulta bastante seguro.

 

Por último, ten en cuenta que puedes mejorar tu sistema añadiendo accesorios de protección. Por ejemplo, muchas puertas de garaje cuentan con una placa de protección elaborada con acero cementado. De esta forma se evita el poder rasgar la chapa de la puerta. También se le puede añadir una tranca de refuerzo o un grupo de fijación.