¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

Existen pocas cosas tan impactantes como volver a casa y descubrir que ha habido un ladrón en casa. Vemos la puerta abierta, los cajones abiertos y un sinfín de señales más que nos hacen sentir verdaderamente mal. En ese instante nos invaden muchos sentimientos al mismo tiempo. Desde el miedo hasta la impotencia, pasando por la ira y la confusión. ¿Temes que pueda pasarte algún día? Pues entonces te recomendamos mejorar los sistemas de seguridad de tu vivienda. Sin embargo, y por si ocurriera, te contamos qué hacer cuando tiene lugar.

 

¿Cómo actuar cuando hay un ladrón en casa?

Imagina que vuelves a casa y descubres que la puerta está abierta, la cerradura esta forzada o hay una ventana rota en algún lugar. Lo más habitual es que el ladrón ya no esté ahí, pero cabe la posibilidad de que permanezca en el interior. Por eso lo primero que debes hacer sí o sí, sin vacilación, es contactar con la policía. Ellos vendrán, comprobarán que la vivienda se encuentra vacía de delincuentes y levantarán el atestado correspondiente. Esto tiene máxima prioridad. Debe ser lo primero que hacer cuando entrar a robar a tu casa.

Imaginemos que no nos has hecho mucho caso y has entrado en la vivienda. En ese caso, que no recomendamos, es muy importante que no toques absolutamente nada. Es normal que nuestro primer impulso sea ordenar todo para recuperar cierta sensación de normalidad, pero los policías necesitan encontrar la escena tal y como acabó tras el acto de delincuencia. Para entender el propio acto, recoger pistas y tomar las posibles huellas dactilares que pudiese haber dejado el ladrón en casa -o los ladrones-.

Lo que sí puedes ir haciendo, sin tocar nada, es hacer un repaso visual de aquello que han robado. Tendrás que esperar a que llegue la policía para descubrir si te han robado ciertas cosas más escondidas, pero hay cosas que podemos descubrir de un vistazo: la televisión, los ordenadores, la consola, los cuadros, los muebles y esa clase de cosas más evidentes a la vista. Puedes ir adelantando trabajo escribiendo una lista con esos objetos robados y completarla cuando los policías te permitan tocar los cajones y demás.

¿Tienes esa lista? Pues ahora toca ponerse con otra tarea muy importante. En concreto, es hora de que localices todas las pruebas que permitirán atestiguar que efectivamente dichos productos fueron robados. Desde facturas hasta evidencias gráficas. Esto te servirá para entregarlo a tu compañía de seguros y que te indemnicen por todo cuando te han sustraído. Ya tenemos casi todo lo que hay que hacer cuando entrar a robar a tu casa. Pero hay una cosa más por hacer: denunciar lo sucedido.

 

Denuncia por allanamiento de morada

Denunciar lo que acaba de suceder es muy importante en muchos sentidos diferentes. Primero, porque permite que la policía abra una investigación de lo acontecido. Segundo, porque así colaboras en la detención de ladrones que podrían seguir realizando los mismos actos delictivos de no ser detenidos. Y, tercero, porque tu compañía de seguros va a pedírtela como testimonio de lo sucedido. En caso de que no haya denuncia por allanamiento de morada, no podrás cobrar ni un euro del seguro contratado.

En ese sentido, debes denunciar el allanamiento de morada y el robo. La policía te guiará durante todo el proceso para que no resulte tan complicado como puede parecer. Todos estos consejos van dirigidos a qué hacer cuando han entrado a robar a nuestra casa. Sin embargo, también existen muchas medidas que podemos implementar para evitar eso. Es decir, también podemos preguntarnos qué hacer si intentan entrar en tu casa. Un tema del que hablaremos en un artículo futuro.