¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

Hace bien poco hablamos, en otro de los artículos de nuestro blog, acerca de cuáles son las mejores cerraduras antirrobo del mercado. Después de todo, resulta bastante complicado decidirse entre la enorme variedad de las cerraduras de seguridad disponibles. Del mismo modo, resulta complicado conocer cuándo deberíamos cambiar la cerradura para continuar protegiendo nuestra vivienda frente a los ladrones. Es por eso que hoy hablaremos de aquellas situaciones a partir de las cuales deberíamos planteárnoslo seriamente. Vamos con ello.

 

¿Por qué debemos realizar un cambio de cerradura?

Existen muchos motivos por los que cambiar la cerradura de la puerta de una vivienda. El primero de ellos es bastante lógico: cuando han robado en nuestra casa. Y por varias razones. La primera es que la cerradura habrá quedado deteriorada tras las técnicas de manipulación implementadas por los delincuentes. La segunda es que el hecho de que los ladrones hayan entrado implica que probablemente la cerradura no era lo suficientemente robusta para protegernos como necesitamos. Es la principal motivación de cambio de cerradura.

La segunda es la pérdida de las llaves de casa. ¿A quién no le ha pasado alguna vez? Echa mano del bolsillo o del bolso y no las encuentra por ningún lado. Incluso en el mejor de los casos, que tengamos una segunda copia que nos permita entrar, nuestras llaves podrían encontrarse en las manos equivocadas. En ese sentido, es bastante aconsejable cambiar la cerradura para evitar males mayores. En la mayoría de casos no sucedería nada, pero nuestra intranquilidad sería penalización suficiente. Podemos evitarla fácilmente.

Del mismo modo, una tercera razón para un cambio de cerradura es el deterioro de la misma. Lo hemos dicho antes para mencionar el caso de los ladrones que averían la cerradura para acceder al interior de la casa, aunque también puede deteriorarse por otras razones. Por ejemplo, por una falta de mantenimiento, por un uso inapto de ellas o por el simple paso del tiempo. Una cerradura deteriorada puede dejarnos completamente a merced de los asaltantes, así que debemos sustituirla cuanto antes para estar protegidos.

Estas son las tres grandes razones por las que la mayoría de personas acuden a nuestra empresa de cerrajería y nos comentan aquello de “quiero cambiar la cerradura de mi casa” o “quiero cambiar las puertas de mi casa”. Pero hay más. Por ejemplo, cuando cedemos una copia de nuestras llaves de casa a una empresa de construcción, de decoración o de cualquier otro tipo. Es normal que, una vez terminado el trabajo, sintamos que esa copia nos resta seguridad porque puedo haber sido copiada nuevamente por algún trabajador.

También cuando se producen movimientos de compraventa o de alquiler de una vivienda. Si eres alguien que se dispone a entrar a una vivienda por primera vez, es normal que desconfíes de los inquilinos anteriores. Y es que no los conoces en absoluto. Podrían seguir disponiendo de llaves de la vivienda. En ese sentido, la mayoría de la gente opta por un cambio de cerradura que le permite disfrutar de una tranquilidad absoluta. Es una causa de gran frecuencia. Y cualquiera de nosotros podría entender por qué.

 

Motivos para cambiar la cerradura de una puerta antigua

Hemos mencionado muchas de las razones por las que cambiar la cerradura de nuestra casa. Sin embargo, existe una que no hemos mencionado: simplemente por mejorar la seguridad. En ese sentido, las cerraduras de puertas antiguas son las más susceptibles de ser cambiadas por esta razón. Después de todo, muchas de estas cerraduras no están preparadas para protegernos frente a las nuevas técnicas de robo. Por eso cambiar la cerradura de la puerta antigua es un proceso muy pero que muy común.