¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

¿Qué es una bisagra? Seguro que convives diariamente con una gran cantidad de bisagras a tu alrededor y ni siquiera te habías dado cuenta. Todas las puertas, armarios y muchos muebles tienen estos elementos. Es un objeto compuesto por dos pequeñas laminas con un eje común. De esta manera una de las piezas puede girar con respecto a la otra.

Existen una gran cantidad de modelos diferentes. El mercado esta repleto de bisagras diferentes. Pueden estar elaboradas por toda clase de materiales. Desde bronce o cinc hasta acero, sin olvidarnos del plástico que también es muy útil con este mecanismo para algunas aplicaciones. Normalmente consiguen una apertura de 180 grados o menos. Suelen anclarse a través de tornillos, aunque en ciertos casos van pegadas.

En el caso de las puertas o los muebles más grandes no basta con tener solamente una bisagra, se necesitan más para que el desplazamiento sea correcto. Así una sola persona puede mover la puerta sin problema. Además, su cuidado y mantenimiento es muy importante para preservar su funcionamiento.

Hoy vamos a repasar algunos de los tipos de bisagras más comunes del mercado. Así, podrás conocer cuales son las que te rodean y para ayudarte a escoger el modelo perfecto.

Bisagras de libro:

Esta clase de bisagras son el modelo más popular. Se trata de un sistema muy sencillo, pero funcional. Se fabrican en toda clase de materiales y medidas. Consiste en dos hojas que se abren como si se tratará de un libro, de ahí su nombre. Lo más habitual es que las bisagras de libro traigan unos pequeños agujeros perforados en las planchas para poder atornillarla a través de ellos.

Bisagras de piano:

Este modelo es igual que las bisagras de libro. Entonces, ¿por qué se llaman de manera distinta? Muy fácil. Porque las bisagras de piano son mucho más largas. Como su longitud es mayor son más fuertes y están mejor agarradas. Se pueden utilizar muchos tornillos para unirlas. Además, también se puede cortar para conseguir bisagras a medida. Su nombre proviene de su utilización más común. Esta clase de bisagras se acostumbra a utilizar para unir la tapa de las teclas de un piano al resto del instrumento.

Bisagras de pernio:

Este modelo se utiliza principalmente en puertas y ventanas. Su instalación no es tan sencilla como la de los modelos anteriores. Su principal complicación se debe a que hay que tratar previamente la madera para hacer un cajeado en el marco y la puerta. De esta forma, las bisagras de pernio quedan encajadas en la marca.

Bisagras rústicas:

Estos son modelos muy estéticos, ya que se trata principalmente de herrajes. Las bisagras rusticas suelen ser de color negro y están forjadas con formas interesantes y diseños cuidados.

 Bisagras de doble acción:

Cuando necesitamos una doble apertura, estas son las bisagras que nos ayudan a conseguirlo. Permiten abrir fácilmente una misma puerta en las dos direcciones. Además, siempre se cierra sola. Las bisagras de doble acción se utilizan sobre todo en las cocinas.

Bisagras de cazoleta:

Las bisagras de cazoleta también son muy frecuentes. Aunque se utilizan sobre todo como bisagras para muebles de cocina, también son habituales en otra clase de muebles. Lo más característico es que no se ven por fuera del mueble. Además, también se cierran solas. Sin embargo, su montaje es bastante complicado.

Bisagras antipalanca:

Estas bisagras para ventanas y puertas ayudan a reforzar y proteger accesos. Las bisagras antipalanca tienen hoyuelos cóncavos y convexos que encajan perfectamente cuando el mecanismo se cierra. Además, su remate va enroscado a presión para impedir que pueda ser desmontado.

 

Recuerda que las bisagras son una de las piezas principales de cualquier tipo de puerta de seguridad . En nuestro centro somos especialistas en cerrajería, por lo que tratamos la apertura de puertas y aconsejamos sobre el mantenimiento de cada elemento de su estructura.