¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

El pasado mes de julio os hablamos de los cerrojos FAC. Como te explicamos, y bajo nuestra perspectiva profesional, una de las mejores marcas de cerrojo que existen en la actualidad. No solo por la calidad de sus productos, diseñados tras una profunda labor de investigación y desarrollo, característica de esa mítica empresa de seguridad que es FAC Seguridad. Sino sobre todo por la variedad de cerrojos de los que disponen. Así, nos podemos encontrar con un cerrojo FAC antibumping, un cerrojo FAC antiganzúa o un cerrojo FAC todo en uno.

Recordad que, en última instancia, los elementos de seguridad deben ir acordes a las necesidades concretas que tengamos en cada momento y en cada espacio. Al final, estos elementos no actúan de manera aislado, sino que conforman todo un sistema de seguridad (marco de la puerta, puerta, cerradura, bisagras, sistema de alarmas…) en la que cada elemento complementa al otro. Por tanto, conocer qué elementos de seguridad hemos instalado previamente nos servirá de guiar para elegir un cerrojo FAC adecuado para nosotros.

Y aquí viene la clave de este artículo. Porque sí, en ese artículo explicamos que los cerrojos que fabrica FAC Seguridad están a la vanguardia tecnológica del mercado. Que cuentan con sistemas de apertura tan variados como llaves exteriores, pulsados interiores o barras accionadas con llave a dos caras. Que están hechos con los materiales más resistentes posibles. Y que son, en definitiva, una garantía absoluta de protección. ¿Pero se puede poner un cerrojo FAC en una puerta blindada?

Eso es lo que vamos a explorar a continuación. Pero vamos a haceros un spoiler: en otro artículo que publicamos varios meses atrás, dimos unas cuantas pistas muy pero que muy importantes. No vamos a mandarte hasta allí. Vamos a profundizar más en ello.

 

Cerrojos FAC de seguridad para puertas blindadas

Aquel otro artículo se titulaba “¿Es bueno reforzar una puerta blindada con una segunda cerradura?”. En él, os hablábamos de la importancia de darle a vuestra puerta una seguridad adicional. Pero también, no obstante, de la importancia de conocer, como decíamos en párrafos anteriores, el resto de elementos de seguridad con los que cuentas. En este caso, la puerta. Porque dependiendo de la puerta será una buena o una mala idea confiar a los cerrojos nuestra protección extra. ¿Sabes por qué esto es así?

Pues porque las partes de las puertas de seguridad no son las mismas en todos los tipos de puertas. De hecho, los materiales de los que están compuestos ya marcan una gran diferencia. En el caso de las puertas macizas, una de las puertas de seguridad más resistentes, la instalación de cerrojos es una opción muy recomendable. Y es que, en esos casos, el cerrojo sí puede quedar sujeto a la puerta con fortaleza suficiente para que la seguridad realmente aumente. No es una cuestión meramente psicológica. La protección es mayor.

No ocurre lo mismo con las puertas blindadas. Estas otras puertas, aunque revestidas de blindaje, están hechas en su interior de madera. Y, como ya sabemos, la madera no ofrece la sujeción necesaria para que el cerrojo sea todo lo seguro que necesitamos. Con los golpes adecuados, podría desprenderse de la puerta, haciendo inútil su instalación. Esto no depende de la marca del cerrojo. Instalar un cerrojo FAC en una puerta blindada es tan poco recomendable como instalar cualquier otra marca de cerrojo. La clave es la puerta.

Por eso, y en lugar de comprar cerrojos de seguridad para puertas blindadas, los cerrajeros recomendamos otra medida más práctica: adquirir cerraduras principales de verdadera calidad que sean antibumping. Y, en ese sentido, FAC Seguridad también ofrece algunos de los mejores modelos del mercado. Contacta con nosotros y te asesoraremos para que tu puerta blindada goce de la seguridad que te mereces.