¿Tienes una urgencia? Llama ahora: 627816008
Seleccionar página

La inmensa mayoría de los ladrones enfocan sus fechorías en pequeños objetivos. Como las carteras, los bolsos, las bicicletas, los coches o las viviendas. Sin embargo, a lo largo de la historia han existido delincuentes con una ambición mucho más desmedida. Una ambición que, desgraciadamente, estaba acompañada por una genialidad extrema en el planteamiento de los robos. Hoy vamos a repasar a los ladrones de guante blanco famosos más inteligentes y eficientes de la historia. También a los ladrones más míticos del séptimo arte.

 

Ladrones de guante blanco famosos

Comenzaremos con Victor Lustig. Y es que este checo, nacido en Hostinné en el año 1890, cuenta con dos grandes hitos en su carrera delictiva. En primer lugar, engañar al mismísimo Al Capone, uno de los mafiosos más temidos de la historia. Concretamente, Lustig le engañó para que le prestara 50.000 dólares con el objetivo de ingresarlo en un banco y disfrutar de los intereses. En segundo lugar, fingió ser un importante funcionario público para vender nada más y nada menos que la Torre Eiffel. Uno de los ladrones famosos más creativos del mundo.

Continuamos con Albert Spaggiari. Este francés, nacido en la ciudad de Laragne-Montéglin en el año 1938, cuenta en su historial delictivo con la autoría del que es considerado el robo del siglo. En concreto, Spaggiari reunió a un equipo especializado de veinte personas, utilizó la red de alcantarillado y consiguió robar hasta 60 millones de francos del banco Société Générale de Niza, uno de los más importantes del país galo. Su método de robo sería replicado por muchos guionistas y directores en sus películas de ladrones.

Terminamos con Ronnie Biggs. Nacido en la ciudad británica de Stockwell en 1929, Biggs es archiconocido por haber llevado a cabo uno de los robos más espectaculares de la historia. En concreto, el asalto al tren postal de Glasgow-Londres de 1963, donde robó varios millones de libras esterlinas. Un año después sería condenado con una pena de treinta años de prisión, pero escapó a Brasil, donde vivió durante 31 años antes de regresar al Reino Unido en el año 2001. Uno de los más escurridizos ladrones de la historia.

 

Ladrones de películas

Estamos de acuerdo en algo: a ninguno de nosotros nos gustaría que nos robasen, pero nos resulta entretenido verlo en la televisión y en el cine en forma de ficción. Después de todo, debemos reconocer que muchos golpes resultan muy interesantes a causa de la inteligencia con la que han sido trazados y llevados a cabo. Con bastante seguridad, los primeros ladrones de películas que acudan a vuestra mente sean Danny Ocean (George Clooney) Rusty Ryan (Brad Pitt), Linus Caldwell (Matt Damon), Virgil Malloy (Casey Affleck) y compañía.

Pero, aunque nos parezca extraño, existe vida más allá de Ocean’s Eleven y sus secuelas. Recientemente tuvimos una buena dosis de robo con una película (¡sorpresa!) sobre superhéroes: Ant Man. Su protagonista, Scott Lang, interpretado por Paul Rudd, es un ingeniero eléctrico dedicado al robo con mucho ingenio y habilidad. Habilidad que se ve amplificada cuando comienza a utilizar la tecnología cuántica de Henry Pym, que le permite disminuir su tamaño tanto como desea. El más moderno de los ladrones de película.

Los más puristas, sin embargo, estarán llevándose las manos a la cabeza. Y es que el cine cuenta con auténticas leyendas del robo. Como Neil McCauley, interpretado por Robert De Niro en la película Heat de 1995. O como el joven pistolero Butch Cassidy y su compañero Sundance Kid. O esos Bonnie and Clyde que, aun siendo personas reales, consideradas enemigos públicos de los Estados Unidos entre 1931 y 1934, han alcanzado más fama por las películas de ladrones dedicadas a sus aventuras.